El material impreso es una forma básica de apoyo a la educación desde la creación de los sistemas educativos en el siglo XIX hasta la aparición de ordenadores para la enseñanza.
Puede portar grandes cantidades de información en forma condensada. Es pedagógicamente transparente, fácil de usar y portátil, de fácil revisión y consulta, y eficaz en función de los costos.