Espacios escolares para la escolarización en zona rural de población dispersa. Los niños residían durante la semana en una residencia, con una plantilla que impartía clase ("maestro de ocio") y otra que los atendía. También fueron llamadas escuelas hogar.
Fueron muy comunes en Andalucía y Galicia, aunque el convenio de personal docente de la Comunidad Autónoma de Canarias de 2010 recoge un complemento por "Maestro de Ocio con Residencia Permanente" de 145 euros.